CAVITACIÓN

La cavitación es una técnica no quirúrgica para reducir grasa localizada mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia, que se aplican sobre la zona donde se concentra la grasa para disolver las células adiposas desde su interior. Posteriormente la grasa se drena mediante la orina o a través del sistema linfático. Esta técnica se utiliza para mejorar la apariencia de la piel de naranja y la piel de colchón devolviendo el aspecto normal a la piel de las zonas tratadas, al tiempo que mejora la circulación, se eliminan toxinas y aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos.